(0155) 5643-2481

info@despachodeabogadosbou.mx

Av. Revolución #728 Int. 9, Benito Juárez, D.F.

Contáctenos!

Ubicación:
Av. Revolución #728 Int. 9
Colonia Mixcoac.
Delegación Benito Juárez
Distrito Federal

Teléfono:
(0155) 56432481

fax:
(0155) 56432481

Email:
info@despachodeabogadosbou.mx

Horario de atención:
Lunes a Jueves de 8:00 a 2:00
y de 4:00 a 6:00
Viernes de 8:00 a 3:00

Blog Grupo Bou

DEMANDA DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO.


La DEMANDA DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO, dicha acción judicial se llevara a cabo mediante un procedimiento y firma de escritura, el cual conocerá el juez, del lugar donde se encuentre dicho inmueble, y ante la negativa de que el vendedor quisiera acudir ante algún notario público o fedatario a formalizar la compraventa, este acudirá ante dicho juez a solicitar la formalización de la misma, cabe señalar que se debe de tener en cuenta que el demandado debe estar localizable para poder demandar el juicio denominado DEMANDA DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO

Come se ha señalado en líneas anteriores la DEMANDA DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO, tiene por objeto, que el comprador por medio de dicho juicio logre escriturar a su nombre el inmueble que adquirió por medio del contrato de compraventa y en donde por alguna cusa el vendedor se ha negado a firmar ante notario público la escritura respectiva.

Un vez que el procedimiento se lleve en su totalidad, y se obtenga sentencia favorable, la parte actora tendrá que realizar todas las gestiones para que el notario público de su preferencia acuda ante el Jugado para efecto de que se lleve el expediente y realice la escritura pública a nombre del comprador.



 

 

ACCIÓN DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO



La ACCIÓN DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO, es el derecho que tiene una persona ya sea física o moral cuando esta adquiere un bien inmueble a través de contrato de compraventa, contrato que no es elevado a escritura pública es decir que no se realiza ante algún fedatario público ( notario ).

En este sentido tenemos que dicha acción de otorgamiento y firma de contrato obliga al vendedor a firmar la escrituración al comprador y acudir ante el notario de elección del comprador, mas sin  embargo se ha visto que por lo regular el vendedor una vez que recibe el precio pactado se desentiende de acudir a otorgar la escrituración ante el fedatario público y es cuando existe la controversia de la negativa del vendedor.

Tal circunstancia es dejada por el comprador cuando este tiene la posesión del bien inmueble y deja pasar el tiempo para formalizar la compraventa, acción que no se debe dejar a la ligera ya que legalmente y mientras el comprador no formalice la misma la escritura y el inscripción de la misma ante el Registro Público de la Propiedad y de Comercio seguirá a nombre del antigua dueño, es decir no existe registro alguno que demuestre que el nuevo comprador es el dueño de dicho inmueble y por consecuencia se corre el riego de que el inmueble que fue objeto de la compraventa pueda ser enajenado o hipotecado por el antiguo dueño, razón por la cual dicha ACCIÓN DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO, es de suma importancia para salvaguardar los derechos del nuevo comprador.

Es por ello que nunca se debe dejar a la ligera ACCIÓN DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO, ya que como se hace mención a lo largo de este relato la misma es el derecho que tiene para proteger los bienes adquiridos y no ponerlos en riesgo.

De la misma manera la firma del contrato debe de cumplir con las formalidades del mismo y se deben de cuidar todos los aspectos de antecedentes del inmueble, es decir que en el mismo no existan gravámenes y que el mismo pertenezca a la persona que comparece en el contrato de compraventa del cual tiene el comprador el derecho de ACCIÓN DE OTORGAMIENTO Y FIRMA DE CONTRATO.

 

ACCIÓN DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN.


Ante de iniciar con la ACCIÓN DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN tenemos que manifestar lo siguiente:

POSESIÓN: La noción de posesión implica una relación existente entre una persona y una cosa, ello en la medida que la persona busca la satisfacción de sus múltiples necesidades sirviéndose del bien que posee, de ahí que el ordenamiento jurídico le brinda protección con independencia de si se tiene o no, derecho de poseer la cosa. 

De acuerdo a la mencionado Ley, pueden solicitar la inscripción de su derecho de posesión “Quien esté poseyendo y explotando económicamente un predio rural de propiedad de particulares en forma directa, continua, pacífica, pública y como propietario, por un plazo mayor de 5 años, ...” (Art. 22 primer párrafo de la Ley).

Corresponde entonces, analizar esta situación fáctica de la ACCIÓN DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN, en su contenido y alcance, bajo las exigencias de la norma, por conllevar desde luego, la inscripción del derecho de ACCIÓN DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN, y su consolidación ulterior como propietario, luego del tránsito por la vía registral.

La ACCIÓN DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN, se constituye, primero por la concurrencia de una relación de hecho entre la persona y la cosa, segundo, que esta relación implica un poder de hecho de la persona sobre la cosa, y tercero que esta persona ejerce determinados poderes que son inherentes a la propiedad; y en segundo lugar, el derecho brinda protección jurídica independientemente de si se tiene derecho o no, a ejercer ese poder de hecho. Pues, puede haber poseedores con derecho a ella o sin él, de ahí las diferentes formas cómo pueden ser ejercitadas la posesión.

El poder de hecho existente en virtud de la posesión ejercitada sobre la cosa permite afirmar su relevancia jurídica con independencia del derecho a su ejercicio. Diez-Picazo simplifica en unas líneas ejemplificando ello, el derecho “se fija en la situación jurídica con la cosa. La posesión sería la cara visible de una moneda cuya otra cara estaría representada por el derecho de donde emana aquella posesión. El ordenamiento jurídico, al contemplar la posesión, centra su atención en la cara visible, sin averiguar si la moneda tiene efectivamente otra cara (el derecho) o se halla en blanco (se posee sin derecho alguno de donde provenga nuestra posesión)”

La posesión estriba en la cuestión fáctica que se acaba de indicar, pues el ordenamiento jurídico brinda protección, pero este ejercicio no está del todo exento de cualquier cuestionamiento, pues puede haber terceros o el mismo propietario que puede considerarse afectados de no poder ejercitar la posesión, dado que “en la posesión, se toma en consideración sólo el ejercicio de un derecho real, pero sin investigar si este ejercicio corresponde a la titularidad de derecho” [6]; en consecuencia, quien se considere con derecho a la posesión, tenga que accionar de diferentes maneras, sea por medio de las acciones legales, o por medio de la perturbación o el despojo, y serán sometidos a la determinación de quien pueda tener mejor derecho o de quien tenga derecho a poseer, configurándose así, el ius possidendi, frente a quien posee la cosa, el ius possessionis; de tal manera que la mera posesión goza en principio de protección, pero cuando deba dilucidarse el derecho a la posesión, configuraría el derecho de quien la tenga o quien le venza frente al mero poseedor, por ello, como se dice, un sector de la doctrina ha calificado a la posesión como “derecho real, siquiera de energía limitada”

 

DEMANDA DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN.


La  DEMANDA DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN, se basa en llevar un juicio mediante el cual y atreves de una autoridad jurisdiccional, se puede realizar la inscripción de la posesión de un inmueble, la cual consiste en solicitar al juez llamar a juicio mediante alguna publicación de edictos a quien considere tener algún derecho sobre el inmueble y se le haga sabedor de la existencia de la posesión que existe frente a terceros.

Lo anterior es importante ya que el poseedor no siempre toda la documentación que lo acredite con tal carácter, razón por la cual es de suma importancia de que se realicen todas las gestiones necesarias para poder así demostrar que el poseedor, tiene el carácter de buena fe.

No debemos perder de vista que la posesión debe ser publica, pacífica y de buena fe, la cual no debe ser menor a cinco años y contar con documentos públicos o privados que así lo demuestren, ya que los mismos serán de suma importancia para acredita de la misma manera la buena fe de la posesión del bien inmueble.

Una vez que se acrediten todos los requisitos los cuales se ha mencionados podremos estar en la aptitud de pedir mediante autoridad Judicial la DEMANDA DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN.

Dicha DEMANDA DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN, y como se ha mencionado al no acudir ninguna persona que se sienta con mejor derecho respecto de dicho bien y agotado en todas sus etapas procesales el juicio en mención y demostrado con testigos la posesión de dicho bien, la autoridad Judicial podrá dictar sentencia a favor del poseedor de buena fe.

Al momento de dictar sentencia a favor del poseedor, la autoridad ordenara ante el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, se realice la inscripción en el folio real del inmueble la INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN.

De lo aquí expuesto tenemos que no se pierda de vista que la DEMANDA DE INSCRIPCIÓN DE POSESIÓN., puede ser solicitada por cualquier persona que se posea un bien y el cual lo posea de buena fe, el cual como se ha señalado debe de ser demostrado.

 
Directorio de Abogados en internet