(0155) 5643-2481

info@despachodeabogadosbou.mx

Av. Revolución #728 Int. 9, Benito Juárez, D.F.

Contáctenos!

Ubicación:
Av. Revolución #728 Int. 9
Colonia Mixcoac.
Delegación Benito Juárez
Distrito Federal

Teléfono:
(0155) 56432481

fax:
(0155) 56432481

Email:
info@despachodeabogadosbou.mx

Horario de atención:
Lunes a Jueves de 8:00 a 2:00
y de 4:00 a 6:00
Viernes de 8:00 a 3:00

Blog Grupo Bou

DEMANDA DE RETRACTO LEGAL


La DEMANDA DE RETRACTO LEGAL, esta al momento de iniciar se deben de establecer todos y cada una de las caudas, no solamente se nulifica la venta sino que el coheredero se subroga en los derechos del cesionario; cabe observar que esta nulidad no tiene por objeto volver las cosas al estado que tenían antes, como sucede en el mayor número de las nulidades, toda vez que su efecto no es que el vendedor devuelva el precio al comprador y éste a aquél los derechos vendidos, sino que el heredero ejercitante de la ACCIÓN DE RETRACTO se sustituya y subrogue en los derechos y obligaciones del comprador en los términos y condiciones en que hubiere pactado, devolviendo al comprador el precio que haya pagado; por ello, si en el ejercicio del derecho del tanto puede pagar el heredero el precio dentro del plazo de ocho días, en el ejercicio de la acción de retracto es condición sine qua non que se exhiba el precio con la demanda, puesto que el actor va a subrogarse en los derechos del comprador por efecto de la sentencia. Por otra parte, es también importante establecer que el término para hacer uso del derecho del tanto es diverso del término para ejercitar la acción del retracto que compete a quien no se le dio oportunidad de hacer valer aquel derecho; en efecto, el plazo para usar del derecho del tanto es de ocho días contado a partir de la notificación que se haga a los coherederos, mientras que la acción de retracto puede deducirse durante el plazo de diez años que la ley señala para la prescripción en general de las acciones.

Cabe señalar que en este tipo de juicio lo más importante es que la parte que se vio afectada recupere el inmueble que de manera ilegal pudo haber sido despojado, y más aún que cualquier documento a título de propietario quede sin efectos, y salvaguardar el patrimonio de la parte afectada, esto con la orden de una autoridad judicial como lo es un Juez quien dará la ordene de cualquier cancelación de la inscripción ante el Registro Público de la Propiedad de la entidad donde se haya inscrito la escritura pública de la cual se solicita la cancelación

 

ACCIÓN DE RETRACTO.


La ACCIÓN DE RETRACTO y en los términos del artículo 1292 del Código Civil, el ejercicio del derecho del tanto supone que la venta de los derechos hereditarios entre el copartícipe y el tercero extraño no se ha consumado, así como que no se notificó a los coherederos las bases o condiciones en que fue concertada; de modo que si la venta se realiza omitiendo la notificación aludida, resulta jurídicamente imposible el uso del derecho del tanto; mas el desconocimiento y violación de este derecho engendran la ACCIÓN DE RETRACTO que tiene por objeto en la vía judicial el respeto de dicho derecho de ACCIÓN DE RETRACTO, removiendo el obstáculo jurídico que implica la venta hecha al tercero.

En virtud de la ACCIÓN DE RETRACTO, no solamente se nulifica la venta sino que el coheredero se subroga en los derechos del cesionario; cabe observar que esta nulidad no tiene por objeto volver las cosas al estado que tenían antes, como sucede en el mayor número de las nulidades, toda vez que su efecto no es que el vendedor devuelva el precio al comprador y éste a aquél los derechos vendidos, sino que el heredero ejercitante de la ACCIÓN DE RETRACTO se sustituya y subrogue en los derechos y obligaciones del comprador en los términos y condiciones en que hubiere pactado, devolviendo al comprador el precio que haya pagado; por ello, si en el ejercicio del derecho del tanto puede pagar el heredero el precio dentro del plazo de ocho días, en el ejercicio de la acción de retracto es condición sine qua non que se exhiba el precio con la demanda, puesto que el actor va a subrogarse en los derechos del comprador por efecto de la sentencia. Por otra parte, es también importante establecer que el término para hacer uso del derecho del tanto es diverso del término para ejercitar la acción del retracto que compete a quien no se le dio oportunidad de hacer valer aquel derecho; en efecto, el plazo para usar del derecho del tanto es de ocho días contado a partir de la notificación que se haga a los coherederos, mientras que la acción de retracto puede deducirse durante el plazo de diez años que la ley señala para la prescripción en general de las acciones.

 

DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD


Par tener una mayor amplitud de poder iniciar una DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD dentro de nuestro ordenamiento y al cual nos regiremos será l Código Civil vigente para la Ciudad de México  el cual nos dará las posibles causas  que podrán dar origen a una DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD, La primera y quizá más interesante es que el donatario (receptor de la donación) incurra en lo que legalmente se denomina causa de ingratitud. Así, el artículo 648 del Código Civil dice que podrá ser revocada la donación, a instancia del donante, por causa de ingratitud en los casos siguientes:   Si el donatario cometiere algún delito contra la persona, el honor o los bienes del donante. Si el donatario imputare al donante alguno de los delitos que dan lugar a procedimientos de oficio o acusación pública, aunque lo pruebe; a menos que el delito se hubiese cometido contra el mismo donatario, su cónyuge o los hijos constituidos bajo su autoridad. Y también si le niega indebidamente los alimentos.

Puede observarse de la simple lectura de este artículo que las causas de revocación por ingratitud del receptor de la donación son muy pocas y están tasadas. Llama mucho la atención la idea de que una de las causas de revocación sea que el donatario impute algún delito al donante ¡incluso aunque lo pruebe!  Puede parecer verdaderamente extraño, dado que aparentemente choca de manera frontal contra el deber cívico de todo ciudadano de poner en conocimiento de las autoridades aquellas actuaciones que podrían ser constitutivas de delito. Interpretado de manera literal, si mi padre me dona una plaza de garaje pero se dedica a maltratar a mi hermana y yo lo denuncio, parece que tendría derecho a revocarme la donación, por la causa, atención, de no haber sido agradecido con él (?). En general se entiende que el deber cívico de denunciar está por encima, y que solamente podrá revocarse cuando, además de denunciar, el donatario interpusiera él mismo la acción penal.

No hay más causas de revocación por ingratitud, y esto conviene tenerlo en cuenta. Si nuestro hijo es un maleducado, no nos visita o  llama por teléfono, no nos invita a su casa o le cae mal nuestro cónyuge actual y no se esfuerza mucho por disimularlo, eso no es ingratitud legal ni causa de revocación.  Si no quiere llevarse un disgusto al comprobar que un familiar es desagradecido, lo mejor es que no le ofrezca esa oportunidad…

La segunda DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD también depende, como la primera, del comportamiento del donatario, beneficiario de la donación y se produce cuando este donatario no cumpliera alguna condición que le hubiera impuesto el donante (art. 647). Por ejemplo, un padre dona a un hijo la casa del pueblo del abuelo, con la condición de que la restaure para que en el plazo de dos años sea habitable.  La obligación no tiene por qué referirse a lo donado: donación de un piso con la obligación de destinar todos los meses una determinada cantidad a una ONG. En este tipo de disposiciones condicionadas no hay más límites que la ley y las necesidades particulares de cada cual.

Hay una tercera causa que originan DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD que ya no depende del comportamiento del donatario, y se refiere a circunstancias del donante: Que el donante tenga, después de la donación, hijos, aunque sean póstumos o que resulte vivo el hijo del donante que éste reputaba muerto cuando hizo la donación.

Las donaciones se revocan por DEMANDA DE REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR INGRATITUD en la que se alega la causa de revocación, a menos naturalmente que el donatario reconozca la existencia de dicha causa y acepte voluntariamente prestar su consentimiento a la revocación. En este caso simplemente se otorgará el correspondiente documento, que habitualmente será una escritura pública notarial.

 

REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR MUERTE DEL DONATARIO


Conforme a las disposiciones del artículo 953 del Código Civil, la donación entre vivos es irrevocable, y solamente pueden revocarse en tres casos:

 Cuando se trata de inejecución de las cargas.
       Por Ingratitud.
Nuevas tendencias

        

En cuanto a las dos primeras no surten efectos de pleno derecho; de ahí que el donante deberá accionar por las vías judiciales de pleno derecho,  para poder iniciar REVOCACIÓN DE DONACIÓN POR MUERTE DEL DONATARIO.

Cuando se Trata de Inejecución de las Cargas.- Es el caso en que las cargas estén impuestas a favor del donante o de un tercero; en caso de incumplimiento el donante puede la ejecución de las cargas o pedir en justicia la anulación de la donación.

Por ejemplo si el inmueble objeto de la donación está grabado con una hipoteca y el donatario se compromete a liberar el referido inmueble de la hipoteca, en un plazo determinado, se vence el plazo y el donatario no cumple con la obligación contraída al recibir el inmueble entonces le queda el recurso al donatario conforme al artículo 953 del codigo civilrevocar la donación realizada.

Por Ingratitud.- Las causas de revocación de la donación por ingratitud, se encuentra previstas en el artículo 955 del Código Civil el cual establece: La donación entre vivos no podrá revocarse por causa de ingratitud, sino en los casos siguientes: 1ro. si el donatario ha atentado a la vida del donante; 2do. si se ha hecho culpable, respecto de éste, de sevicia o injurias graves; 3ro. si le rehusase alimentos.

En el caso de que el donatario haya tentado la vida del donante, dicha causa se relaciona con lo dispuesto por el artículo 727 del Código Civil, el cual consagra: Se consideran indignos de suceder, y como tales se excluyen de la sucesión: 1o. el que hubiere sido sentenciado por haber asesinado o intentar asesinar a la persona  de cuya sucesión se trate; 2o. el que hubiere dirigido contra éste una acusación que se hubiese considerado calumniosa; 3o. el heredero mayor de edad que, enterado de la muerte violenta de su causahabiente, no la hubiere denunciado a la justicia. Que trata sobre la indignidad sucesoral.

En cuanto al atentar contra la vida del donante es necesario que la culpabilidad quede probada

De ahí que una tentativa de homicidio cometida por el donatario justificaría la revocación de una donación.

Sobre las sevicias son lo malos tratamientos físicos realizados por el donatario al donante, las injurias graves son lo ultrajes y los actos que tiene un caracter ofensivo en perjuicio del donante.

En el caso de rehusar darle alimentos, se refiere al caso en que el donante cae en la imperiosa necesidad de recibir alimentos y en este caso tiene derecho a pedir una pensión alimenticia pero si el donatario rehúsa otorgarle los alimentos, el artículo 955 le permite revocar la donación.

Nuevas Descendencias.- De conformidad con las disposiciones del artículo 962 del Código Civil, La donación se revocará también, aun cuando el donatario haya entrado en posesión de los bienes donados, y en ella haya sido dejado por el donante, después de haber sobrevivido el hijo; pero sin que el donatario esté obligado en tal caso a restituir los frutos que hubiese percibido, de cualquiera naturaleza que sean, sino desde el día en que se le notificase por citación u otro acto formal el nacimiento del hijo o su legitimacion por subsiguiente matrimonio; y esto aunque la demanda para volver a la posesión de los bienes donados, se hubiese interpuesto con posterioridad a la notificación.

La revocación de la donación por supervivencia de un hijo se funda en una presunción de la voluntad del donante y por el hecho de proteger a los hijos. Toda cláusula o pacto de renuncia a revocar una donación por sobrevenir un hijo se considera nula y no produce ningún efecto, así lo estable el artículo 965 del Código Civil, la acción de revocación por el advenimiento de un hijo al donante prescribe bajo la mas larga prescripción, de veinte (20) años a partir del día del nacimiento del último hijo; si sobrevine un hijo el derecho de propiedad del donatario es aniquilado retroactivamente y los bines donados pasan al patrimonio  del donante; de ahí que el donatario, sus herederos o causahabientes que detenten las cosas objetos de donación, no pueden invocar la prescripción para hacer valer un donación revocada, sino después de una posesión de 20 años.

El donante es la única persona quien puede pedir la revocación de la donación; este derecho no pertenece a los acreedores del donante y en cuanto a los herederos y en el caso de la sevicias o injurias, si el donante antes de morir no solicitó la revocación, la acción no se puede extender a los herederos.

El plazo de que dispone el donante para solicitar la revocación de la donación, es de un (1) año contado desde el día del delito  imputado por el donante al donatario o desde el día en que el donante haya conocido de la ingratitud. Ésta acción no podrá ejercerse contra los herederos del donatario.

Los efectos que surte la revocación de la donación respecto al donatario cuanto se trata por revocación de inejecución de las cargas o sevicias o injurias los derechos  consentidos por el donatario caen y los terceros adquirientes de los vienes donados esta obligados a restituirlo, a no ser que estén protegidos por la prescripción adquisitiva y por la regla de que en materia de mubles la posesión vale título, pero el donatario no esta obligado a restituir los frutos percibidos después de la donación, sino después de incoar la acción en justicia

 
Directorio de Abogados en internet