(0155) 5643-2481

info@despachodeabogadosbou.mx

Av. Revolución #728 Int. 9, Benito Juárez, D.F.

Contáctenos!

Ubicación:
Av. Revolución #728 Int. 9
Colonia Mixcoac.
Delegación Benito Juárez
Distrito Federal

Teléfono:
(0155) 56432481

fax:
(0155) 56432481

Email:
info@despachodeabogadosbou.mx

Horario de atención:
Lunes a Jueves de 8:00 a 2:00
y de 4:00 a 6:00
Viernes de 8:00 a 3:00

Blog Grupo Bou

PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE.


La PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE. se puede tiene como requisito que la misma se en un término de diez años, cuando se poseen de mala fe, si la posesión es en concepto de propietario, pacífica, continua y pública; IV. Se aumentará en una tercera parte el tiempo señalado en las fracciones I y III, si se demuestra, por quien tenga interés jurídico en ello, que el poseedor de finca rústica no la ha cultivado durante la mayor parte del tiempo que la ha poseído, o que por no haber hecho el poseedor de finca urbana las reparaciones necesarias, ésta ha permanecido deshabitada la mayor parte del tiempo que ha estado en poder de aquél.

Los bienes muebles PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE. se prescriben en tres años cuando son poseídos con buena fe, pacífica y continuamente. Faltando la buena fe, se prescribirán en cinco años, Cuando la posesión se adquiere por medio de violencia, aunque ésta cese y la posesión continúe pacíficamente, el plazo para la PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE. será de diez años para los inmuebles y de cinco para los muebles, contados desde que cese la violencia.

PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE. se verifica por el solo transcurso del tiempo fijado por la ley. Fuera de los casos de excepción, se necesita el lapso de diez años, contado desde que una obligación pudo exigirse, para que se extinga el derecho de pedir su cumplimiento.

La obligación de dar alimentos es imprescriptible. PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE.

Prescriben en dos años.

Los honorarios, sueldos, salarios, jornales u otras retribuciones por la prestación de cualquier servicio. La PRESCRIPCIÓN POSITIVA DE MALA FE comienza a correr desde la fecha en que dejaron de prestarse los servicios; II. La acción de cualquier comerciante para cobrar el precio de objetos vendidos a personas que no fueren revendedoras. La prescripción corre desde el día en que fueron entregados los objetos, si la venta no se hizo a plazo; III.

La acción de los dueños de hoteles y casas de, huéspedes para cobrar el importe del hospedaje; y la de éstos y la de los fondistas para cobrar el precio de los alimentos que ministren.

La prescripción corre desde el día en que debió ser pagado el hospedaje, o desde aquel en que se ministraron los alimentos; IV. La responsabilidad civil por injurias, ya sean hechas de palabra o por escrito, y la que nace del daño causado por personas o animales, y que la ley impone al representante de aquéllas o al dueño de éstos.

La prescripción comienza a correr desde el día en que se recibió o fue conocida la injuria o desde aquel en que se causó el daño; V. La responsabilidad civil proveniente de actos ilícitos que no constituyan delitos. La prescripción corre desde el día en que se verificaron los actos.

La prescripción puede comenzar y correr contra cualquiera persona, salvo las siguientes restricciones.

 La prescripción no puede comenzar ni correr contra los incapacitados, sino cuando se haya discernido su tutela conforme a las leyes. Los incapacitados tendrán derecho de exigir responsabilidad a sus tutores cuando por culpa de éstos no se hubiere interrumpido la prescripción.

 Las pensiones, las rentas, los alquileres y cualesquiera otras prestaciones periódicas no cobradas a su vencimiento, quedarán prescritas en cinco años, contados desde el vencimiento de cada una de ellas, ya se haga el cobro en virtud de acción real o de acción personal.

El tiempo para la prescripción se cuenta por años y no de momento a momento, excepto en los casos en que así lo determine la ley expresamente.

La prescripción se interrumpe: I. Si el poseedor es privado de la posesión de la cosa o del goce del derecho por más de un año; II. Por demanda u otro cualquier género de interpelación judicial notificada al poseedor o al deudor en su caso

 

ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN POSITIVA (O USUCAPIÓN)


La ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN POSITIVA (O USUCAPIÓN) y sus efectos de la posesión respecto de quien la detenta, trae consigo la presunción de que es el propietario de la cosa. El Código Civil del Distrito Federal establece: “Artículo 790. Es poseedor de una cosa el que ejerce sobre ella un poder de hecho, salvo lo dispuesto en el artículo 793. Posee un derecho el que goza de él.”

En aquellos casos en que se pruebe que el poseedor de una cosa la detenta en razón de una situación de dependencia del propietario de esa cosa y que la retiene en provecho de éste último, bajo sus órdenes e instrucciones, no se le puede considerar como poseedor.

El objeto de la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN POSITIVA (O USUCAPIÓN) está constituido por las cosas y por los derechos, aunque hay teóricos que consideran que no hay posesión en la cosa, debido a que ésta, posesión en la cosa- no es algo distinto de la posesión del derecho de propiedad.

Lo mismo sucede con los derechos, porque para unos estudiosos del derecho sólo los derechos reales son susceptibles de posesión, excluyéndose de estos a la hipoteca, la prenda y las servidumbres discontinuas y aparentes. Como se aprecia de los contenidos precedentes, la ley mexicana admite la posesión de cosas y también de derechos, esto debido a la influencia del código alemán y suizo.5 La idea de posesión en el derecho contemporáneo tiene una extensión más amplia que la del derecho romano, en el que la cuasiposesio o posesión de derechos se refería exclusivamente a las servidumbres.

La posesión produce efectos generales y particulares. Los primeros consisten en obtener la protección jurídica que corresponde a este derecho; los segundos, dependerán de las diferentes especies de posesión que se tengan –posesión de buena fe o de mala fe; posesión originaria o derivada.

 

La ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN POSITIVA (O USUCAPIÓN) de las cosas se pierde por abandono, cesión a titulo oneroso o gratuito, por destrucción; pérdida o porque el bien que se posee ha salido del comercio y por ende no puede ser sujeto de apropiación.

La pérdida de la posesión de los derechos se da cuando es imposible ejercitarlos o cuando no se ejercen durante el tiempo que se establezca para que queden prescritos.

El poseedor de una cosa mueble perdida o bien robado, no podrá ser recuperado por su poseedor, de un tercero de buena fe que la haya adquirido en almoneda de un comerciante, que en mercado público se dedique a la venta de objeto de la misma especie, sin reembolsar al poseedor el precio que hubiere pagado de la cosa. Las monedas y títulos al portador, no sólo pueden ser reivindicados del adquirente de buena fe, aunque el poseedor haya sido desposeído de ellos contra su voluntad.


 

 

ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA.


De la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA De la interpretación sistemática y teleológica de los artículos 1135, 1136, 1158, 1159 y 1168 del Código Civil para el Distrito Federal, se advierte la existencia de dos elementos estructurales de la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA, a saber: la existencia de una obligación y el solo transcurso del tiempo contado a partir de que aquélla pudo exigirse por el tiempo previsto por la ley, lo cual demuestra que se atribuye implícitamente una inactividad al acreedor de ejercer el derecho de crédito que tiene a su favor, que permite establecer la intención del legislador de sancionar la inercia de las partes en el cumplimiento de una obligación y, fundamentalmente, del abandono del titular del derecho durante un tiempo determinado, conforme al cual el ordenamiento jurídico se desentiende de dicho interés privado impidiendo el cobro coactivo de dicha obligación.

Derivado de lo anterior, la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA, cuando se ejerce la acción de ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA se desprende de manera clara que los hechos que deben probarse por el actor son: a. La existencia de una obligación, y b. Que a partir de la fecha en que la obligación se volvió exigible ha transcurrido el tiempo previsto en la ley para que opere la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA

En ese sentido, si bien es cierto que el artículo 281 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal dispone que las partes asumirán la carga de la prueba de los hechos constitutivos de sus pretensiones, y que la fracción IV del artículo 282 del mismo ordenamiento señala claramente que el que niega sólo está obligado a probar cuando la negativa sea un elemento constitutivo de la acción, dicha regla general no es aplicable al caso de la acción de ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA, tanto porque se apoya en el hecho de que el acreedor de una obligación no ha exigido el cumplimiento de la obligación por determinado tiempo, lo que implica atribuirle al acreedor demandado una conducta de abstención o negativa, que no es propia del actor; como porque la ley sustantiva al configurar la institución de la ACCIÓN DE PRESCRIPCIÓN NEGATIVA estableció una presunción a favor del deudor en el sentido de que la falta de cumplimiento proviene de una inactividad del acreedor, por lo cual si la enjuiciante hace valer las consecuencias de la expiración de un plazo que dará lugar a que no sea exigible una obligación, sólo debe probar la existencia de la obligación, cuándo fue exigible y cuándo expiró, y el acreedor debe demostrar que sí requirió de pago o se actualizó alguno de los casos de interrupción de la prescripción previstos en el ordenamiento jurídico.

 

 

PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION.


La PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION por la notificación de la demanda u otro cualquier género de interpelación judicial; disposición que se modificó cuando se adicionó el último párrafo del artículo 267 del Código de Procedimientos Civiles de la citada entidad federativa, mediante diverso Decreto Número 15766, publicado en el indicado medio oficial de difusión, el 31 de diciembre de 1994.

De lo aquí demostrado tenemos que la PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION, se interrumpe con la sola presentación de la demanda.

En ese contexto, conforme a las teorías de los derechos adquiridos y de los componentes de la norma, la codificación aplicable en relación con la PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION del derecho de pedir el cumplimiento de las obligaciones contraídas, se define a partir de los siguientes supuestos: 1) El artículo 267 mencionado es inaplicable a los actos jurídicos celebrados con anterioridad a su entrada en vigor, cuando, previo a su vigencia, la prescripción negativa se hubiera consumado con todos sus elementos; porque de ser así, la regulación de dicha figura, se sujeta al ordenamiento vigente cuando se consumó. 2).

El artículo 267 señalado es aplicable a los actos jurídicos celebrados con anterioridad a su entrada en vigor, cuando al inicio de su vigencia no se hayan actualizado todos los elementos para tener por consumada la PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION, lo cual conlleva que en tal supuesto dicha figura se rija por las nuevas reglas y con ello, que se interrumpa con la sola presentación de la demanda y no hasta la notificación de la demanda u otro cualquier género de interpelación judicial como lo disponía la norma anterior; sin que se incurra en una aplicación retroactiva del artículo 267 referido, pues en esta hipótesis, a la entrada en vigor de dicho precepto, sólo se tenía una expectativa de derechos y los dos restantes supuestos de la PRESCRIPCION NEGATIVA INTERRUPCION se reunieron hasta que estaba vigente la nueva ley.

De lo expresado tenemos que en conclusión cualquier acto que conlleve, al acto que se pretende prescribir podrá de manera indudable interrumpirla por lo cual el acto tendrá que iniciar nuevamente y contar el tipo para poder solicitar nuevamente la prescripción.



 

 
Directorio de Abogados en internet