(0155) 5643-2481

info@despachodeabogadosbou.mx

Av. Revolución #728 Int. 9, Benito Juárez, D.F.

Me demando mi empleada domestica

Me demando mi empleada domestica

Acostumbrados a mantener con las empleadas domésticas acuerdos tácitos de confianza y familiaridad, un día la empleada incondicional rompe con el acuerdo y aparece interponiendo una demanda laboral arropada con un asesor legal.

La mayoría son contratadas de palabra y sin mediar documento que señale derechos y obligaciones, como salario, horario de trabajo, labores a realizar, descansos y prestaciones sociales.

Ante la carencia de un contrato, estas relaciones dependen de la buena disposición de las partes para resolver sus diferencias.

La demanda es una de las pocas maneras que las trabajadoras del hogar tienen para revertir las condiciones desventajosas en que laboran la mayoría de ellas. El empleo doméstico entra en la categoría de trabajos especiales, bajo el argumento de que se desempeña en el ámbito privado, de ahí que no concede derechos que sí tienen otros trabajadores ni obliga a la autoridad a inspeccionarlo. El artículo 49 de la LFT dice que los patrones no tienen la obligación de pagar indemnización en caso de despido.

En caso de despido injustificado o violación de los derechos laborales. Se calcula tomando como base 20 días por año trabajado más tres meses de sueldo percibido.

Aunque no haya un contrato firmado, estas trabajadoras pueden apelar a las leyes en caso de un despido injustificado, pero se enfrentan a una limitante: deben acreditar la relación laboral.

 

Aunque todos los trabajadores del hogar tienen derecho a exigir una indemnización en caso de despido injustificado o de cualquier abuso laboral, este recurso se ve frecuentemente limitado por un obstáculo: acreditar su trabajo.

De acuerdo con el derecho laboral no se requiere antigüedad específica (para exigir indemnización), desde el momento de la contratación se vuelve un trabajador como cualquiera. No es necesario que haya contrato por escrito para reconocer sus derechos, basta que tenga horario, esté sujeta a un lugar de trabajo y reciba órdenes de un empleador, pero hay que demostrarlo, ahí es donde muchos casos se atoran.

 

Lo ideal es que lleguen a un convenio entre las partes en donde acuerden algo justo para ambas partes.

Directorio de Abogados en internet