(0155) 5643-2481

info@despachodeabogadosbou.mx

Av. Revolución #728 Int. 9, Benito Juárez, D.F.

Como despedir a un empleado que no trabaja

Como despedir a un empleado que no trabaja

 

Rescisión de la relación laboral por inasistencias del trabajador sin permiso o sin causa justificada.

Para la actualización de esta causal debe considerarse la justificación de la inasistencia ante el propio patrón, y el aviso que el trabajador debe darle sobre las faltas y el motivo que las origina.

La ley federal del trabajo autoriza al patrón para rescindir la relación laboral cuando el trabajador tenga más de tres faltas de asistencia en un mes, sin permiso o sin causa justificada, para lo cual deben considerarse dos aspectos:

i. La justificación propiamente dicha de la falta de asistencia y,

ii. El aviso que el trabajador tiene que dar a su patrón sobre la falta y el motivo que la origina.

En relación con el primer elemento, la justificación de la inasistencia, de conformidad con el sentido propio del concepto, tiene que ser posterior a la falta y hacerse inmediatamente después de ésta y el aviso debe darse desde que exista la posibilidad material de hacerlo.

Es decir, el trabajador deberá justificar su inasistencia al trabajo lo más pronto posible desde que tiene oportunidad para hacerlo, ya que la ley no obliga a los patrones a esperar indefinidamente a los trabajadores que no concurren a su trabajo, para el caso de que los faltistas hayan tenido causa justificada, resintiendo los perjuicios consiguientes e impidiéndoles emplear a otros trabajadores a su servicio o forzándolos a contratarlos condicionalmente por si se presenta el trabajador de planta.

Por ello, y dada la obligación que tienen los trabajadores de comunicar y justificar oportunamente sus faltas de asistencia a la patronal, no debe reservarse tal justificación hasta la tramitación de un juicio laboral.

Por otro lado, para que un patrón no pueda despedir al trabajador que falte a sus labores por más de tres días en un mes, es necesario que aquél tenga conocimiento de los motivos que justifiquen las faltas, ya que de no tenerlo, es lógico que suponga que el trabajador faltó sin razón justificada o renunció a seguir laborando, y por ello tome las medidas encaminadas a sustituirlo, no siendo equitativo ni razonable que después de transcurrido algún tiempo, el trabajador se presente con la pretensión de volver a laborar sin dar explicación alguna de su ausencia.

Por tanto, si el trabajador se hubiere visto imposibilitado físicamente a concurrir a la fuente de trabajo, tiene la obligación de avisar al patrón con el fin de darle oportunidad de emplear a un operario diverso, así como también deberá hacer de su conocimiento los motivos que justifiquen tales faltas, pues de no hacerlo, el patrón se encuentra en aptitud de rescindir la relación de trabajo sin responsabilidad de su parte.

Directorio de Abogados en internet